Reflexiones Osho

Reflexiones Osho




Bokuju (maestro zen) dice: "Nos vestimos, comemos."
Pero el hombre no puede comprender...
Una cosa tan simple, es difícil de comprender.
La gente puede comprender las cosas complicadas, pero no puede comprender las cosas simples. Porque una cosa complicada puede ser dividida, analizada, planteada racionalmente, pero ¿qué se puede hacer con una cosa simple?
No puedes analizarla, no puedes dividirla en partes, no puedes diseccionarla; no hay nada que diseccionar. Es demasiado simple. Y como es tan simple tú no la entiendes.
Bokuju dice: "Tú no puedes comprender, porque la mente nunca comprende."
La mente es la no-comprensión por antonomasia; la mente es la propia raíz de la ignorancia.
¿Por qué no puede comprender la mente?
Porque la mente es solo una pequeña parte de tu ser, y la parte no puede comprender, solo el Todo puede comprender.
Recuerda esto siempre: solo tu ser entero puede comprender algo, ninguna parte puede. Ni tu cabeza, ni tu corazón, ni tus manos, ni tus piernas, pueden comprender: solo tu ser entero.
La comprensión es del total, la confusión es de la parte.
La parte siempre malinterpreta, porque la parte interna aparenta ser el Todo; ese es el problema.
Cuando te quedas dormido, ¿dónde está tu mente?... El cuerpo continúa sin ella.
El cuerpo digiere la comida; no necesita la mente. Te podrían quitar todo el cerebro y tu cuerpo continuaría. El cuerpo seguirá digiriendo la comida, creciendo, expulsando fuera las cosas muertas...
El cuerpo tiene su propia sabiduría, no se preocupa por la mente.
¿Te has fijado alguna vez en que la mente está jugando a ser el gran conocedor, sin tener la más ligera sospecha de que todo lo que es importante en el cuerpo funciona sin ella?
Tú comes. El cuerpo no pregunta a la mente cómo digerir la comida; y se trata de un proceso muy complicado. No es fácil transformar la comida en sangre, pero el cuerpo la transforma y sigue funcionando. Es un proceso muy complicado porque hay miles de elementos implicados.
El cuerpo libera, en las proporciones correctas, los líquidos necesarios para digerir la comida. Luego absorbe todo lo que el cuerpo necesita y deja lo que no necesita, lo excreta.
Cada segundo, miles de células están muriendo en el cuerpo; el cuerpo se deshace de ellas a través de la corriente sanguínea. Se necesitan hormonas, vitaminas, y millones de cosas, y el cuerpo las encuentra en la atmósfera.
Cuando el cuerpo necesita más oxígeno, inspira más profundamente. Cuando el cuerpo no lo necesita, relaja la respiración. Todo sigue; la mente es tan solo una parte de todo este mecanismo.
Los animales existen sin la mente, los árboles existen, y existen maravillosamente.
Bokuju está diciendo que la comprensión viene del Todo.
Tú simplemente come, no intentes comprender.
Tú simplemente muévete, camina, ama, duerme, come, báñate. Sé total. Deja que las cosas ocurran. Simplemente sé. Y no intentes comprender, porque el propio esfuerzo al intentarlo, el propio esfuerzo por entender, está creando el problema. Te está dividiendo. No crees el problema; simplemente sé.

Comparte en redes sociales   

Tags: laura lagos    constelaciones    registros    cuentos    moralejas   

Suscríbete a nuestra Lista de Correos