El Hacedor De LLuvia




Cierto pueblo sufrió durante cinco años consecutivos una terrible sequía. A pesar de que la comunidad solicitó en varias ocasiones los servicios de famosos hacedores de lluvia, ninguno logró solucionar el problema. En un último y desesperado intento, los ciudadanos del pueblo decidieron pedir ayuda a un famoso Hacedor de Lluvia de un lejano país. Cuando éste llegó al pueblo, alzó su tienda de campaña, entró en ella y desapareció durante cuatro días. Al quinto día, la anhelada lluvia empezó, a caer con abundancia regando la tierra agotada por la sequía. Sin dar credito a sus ojos, los habitantes del pueblo preguntaron al Hacedor de lluvia cómo había logrado obrar semejante milagro.
"El merito no es mio" -replicó el Hacedor modestamente-. "Yo no he hecho nada."
Ante aquella desconcertante respuesta, la gente del pueblo exclamó:
"Es imposible! Cuatro días después de tu llegada empezó a llover."
"Lo primero que advertí al llegar" -explicó el Hacedor- "
es que vuestro pueblo no vivía en armonía con el cielo.
Tras Armonizar mi ser con el poder Divino durante
Cuatro días el Cielo os obsequió con su agua de lluvia."

Comparte en redes sociales   

Suscríbete a nuestra Lista de Correos